En contra de privatizar el Registro Civil

Los trabajadores del Registro Civil de Las Palmas de Gran Canaria se concentraron ayer en la Ciudad de la Justicia para protestar por la privatización del servicio. Los funcionarios denuncian que el Registro dejará de ser público a partir del 15 de julio, fecha en la que pasará a estar gestionado por los registradores al entrar en vigor las reformas previstas.



Los afectados abogan porque el servicio continúe universal y gratuito, pues se barajan tasas de 20 euros para la expedición de los certificados de nacimiento o de otro tipo, así como de 200 y de 300 euros para tramitar expedientes de extranjería o de matrimonio, entre otros. La misma protesta se hizo en el resto del territorio nacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada